Antecedentes

Según las disposiciones incluidas en el documento de trabajo “La adaptación al cambio climático: un auténtico reto para la agricultura y las zonas rurales europeas” de la Comisión Europea, adjunto al Libro Blanco “Adaptación al cambio climático: hacia un marco europeo de actuación”, se espera que en las próximas décadas el sector agrícola sufra las influencias negativas del cambio climático tanto de manera global como a nivel Europeo.

La variabilidad en las condiciones climáticas asociadas a los cultivos, y hechos tales como la concentración de CO2 en la atmósfera, el aumento de la temperatura global, los cambios en los patrones anuales y estacionales de las lluvias o la frecuencia de eventos extremos afectarán en los próximos años al volumen, la calidad y la estabilidad de la producción de alimentos y al ambiente natural donde se realizan las prácticas agrícolas, teniendo un claro impacto en la disponibilidad de recursos hídricos, en la prevalencia de plagas y enfermedades y en el estado de los suelos.

Se espera que estos efectos sean aún peores a medida que el cambio climático acelere su ritmo, obligando al sector agrícola a adaptarse a estas nuevas condiciones a través de soluciones tecnológicas y de gestión (nuevos programas de producción, nuevas variedades de cultivos, valorización de sub-productos, optimización del uso de recursos naturales, criterios de sostenibilidad en el uso de químicos, etc.). Por tanto, también será necesaria la aplicación de políticas y medidas en todo el sector para responder a las necesidades nacionales de esta adaptación al cambio climático.

A pesar de los efectos negativos del cambio climático en la agricultura, ésta así mismo tiene una influencia negativa inherente en el cambio climático, principalmente por su contribución directa a la producción de gases de efecto invernadero -GEI- (CH4 de la digestión del ganado, NO asociado la fertilización del nitrógeno, etc.), e indirecta por las emisiones relacionadas con el uso de maquinaria y equipos para las distintas prácticas agrícolas que requieren de cierto consumo de combustible y energía, los efectos de la descomposición de la materia orgánica en los suelos, etc. No obstante, en los últimos años (1990-2006) ha habido una disminución aproximada del 20% en las emisiones asociadas a la agricultura.

A pesar de estos datos positivos, la Comisión Europea ha definido en su política para cuestiones relacionadas con la agricultura y el medio ambiente y en su estrategia para la Política Agrícola Común (PAC) con vistas al nuevo Horizonte 2020, como uno de los retos clave para el sector agrícola el hecho de continuar liberando el potencial de mitigación del cambio climático para adaptarse a las consecuencias en la propia agricultura, así como a la necesidad de continuar avanzando hacia una reducción de los GEI asociados a las fases de crecimiento y a la implementación de medidas relacionadas con la eficiencia en la producción y a la mejora de la eficiencia energética, producción de biomasa y energías renovables asociadas a ésta, captura de carbono y su retención en los suelos.

Dentro de toda esta estrategia mencionada anteriormente se alinea a la perfección el proyecto SOSTRICE, cuyas acciones se están implementando en dos de las áreas donde los cultivos de arroz han alcanzado una considerable relevancia en España: las Marismas del Guadalquivir (Andalucía), con una superficie de 35.000 ha, y L’Albufera (Valencia) con 15.000 ha, cubriendo por tanto el proyecto más del 50% de la producción de arroz a nivel nacional. En ambos casos, hay una interacción clara entre la actividad agrícola y la proximidad a áreas de gran protección ambiental, tales como el Parque Natural de Doñana en Andalucía y el Parque Natural de L’Albufera en Valencia.

Ambas áreas están experimentando en la actualidad graves problemas ambientales asociados con la gestión de los residuos derivados de la cosecha de los cultivos, y más concretamente con la paja de arroz. Tradicionalmente, este residuo viene siendo retirado de los cultivos mediante dos operaciones que suponen un claro impacto negativo en el medio ambiente: quema directa del rastrojo o incorporación al suelo de la paja triturada y posterior “fangueado”.

Entre otros impactos ambientales negativos asociados a estas prácticas tradicionales, la quema del rastrojo libera grandes cantidades de CO2 a la atmósfera causando efectos negativos en la biodiversidad de la zona y en la salud humana, aparte de los problemas de seguridad asociados con las áreas adyacentes a las zonas de cultivos de alto valor ambiental. El fangueado por otro lado causa fermentaciones incontroladas de la paja de arroz, que es degradada a través de rutas metabólicas implicadas en el metabolismo anaerobio debido a los altos niveles de humedad del suelo, emitiendo CH4 (un GEI con un efecto 21 veces peor que el del CO2) y H2S, que pueden provocar determinadas enfermedades (fisiopatías) en los cultivos.

El proyecto SOSTRICE pretende invertir estos efectos ambientales asociados a los modelos de gestión actuales de la paja de arroz mediante la valorización energética de este residuo a través de dos procesos tecnológicos innovadores: digestión anaerobia y combustión. En este sentido, se prevé el diseño y la construcción de un prototipo de gestión anaerobia y otro de combustión en el que se realizarán los ensayos previstos en el marco del proyecto.

Este nuevo modelo persigue tener, por un lado, un impacto positivo directo en el medio ambiente reduciendo las emisiones de GEI por la desaparición de la quema y la disminución de la fermentación de la paja de arroz en el suelo, y por otro, impactos positivos indirectos asociados a la utilización de los sub-productos generados mediante su valorización energética en el prototipo de combustión para la generación de calor, y en el prototipo de digestión anaerobia para la generación de energía y la obtención de bio-fuel y bio-fertilizante. Así mismo, SOSTRICE pretende evaluar la huella de carbono en el cultivo de arroz a través de la identificación de buenas prácticas ambientales y reducirla mediante las acciones del proyecto.

Share Button